Excursión al Urederra

El Urederra es un pequeño río que nace descolgándose desde un cortado de 700 metros de altitud en el macizo de la sierra de Urbasa, dentro del Parque Natural Urbasa Andía, perteneciente al término municipal de Baquedano (Navarra). Urederra significa ”Agua Hermosa”, un nombre más que apropiado para definir el color turquesa de sus aguas que discurren entre cascadas y numerosas pozas formadas por un fenómeno kárstico que da lugar a las espectaculares morfologías de su cauce.

Este espacio, declarado Reserva Natural en 1987, esta integrado por gran número de hayas, robles, olmos, arces, tejos y avellanos, así como de una variada especie de fauna conformada por buitres, alimoches, milanos, aguiluchos o cuervos. Para alcanzar el nacimiento del río existe un sendero de escasa dificultad, bien delimitado y acondicionado, de 5,3 kilómetros de longitud, que recorre el curso del río en sentido contrario hasta llegar al gran anfiteatro rocoso donde se juntan infinidad de pequeños torrentes que dan origen al propio nacedero del río.

La ruta hacia el nacedero comienza en el mismo pueblo de Baquedano, donde se puede dejar el coche en el parking habilitado para ello. Visitarlo en pleno invierno, como hemos hecho nosotros, no es la época más adecuada, pues aparte del intenso frío que hay que soportar, existe siempre el peligro de la lluvia, que puede estropearnos la bonita excursión. No nos ha llovido, pero hemos acabado de barro casi hasta la rodilla, sin embargo hemos podido disfrutar, para nosotros solos, pues no había nadie más por la zona, de un espectacular flujo de agua imposible de observar en épocas más secas, y con la ventaja de mayores zonas de observación debido a la escasez de hojas en las ramas de la vegetación que cubre las orillas del río.

Tendremos que volver otro día con mejor tiempo para comparar la variedad del colorido de las aguas bajo los rayos del Sol, pues parece ser que en estas condiciones los tonos esmeraldas se convierten en tonos azul turquesa.. y eso hay que verlo… y fotografiarlo.


Iglesias de Lanzarote

Iglesia de Tabayesco, Lanzarote, Canary Island

En nuestra última visita a la isla de Lanzarote nos marcamos el propósito de fotografiar todas las iglesias de esta singular isla. La arquitectura popular de los pueblos de Lanzarote llama la atención por su minimalista belleza de paredes encaladas de blanco puro con sus puertas y ventanas en madera pintada con colores que suelen variar entre el verde, el azul o simplemente respetando el auténtico color de la madera.

El color blanco de las casas tiene la función de servir como espejo para los rayos solares, evitando de este modo elevar la temperatura interior de la vivienda, y los colores predominantes de verde y azul tienen su origen en el aprovechamiento que hacían los pescadores con la pintura que les sobraba después de decorar sus barcas.

El gran artista y decorador lanzaroteño César Manrique, supo defender la natural belleza de la isla, convenciendo a su pueblo para mantener su identidad, construyendo una vivienda de estilo típico lanzaroteño para que sirviera de modelo y ejemplo a toda la isla.

Toda esta filosofía de la estética natural aplicada al paisaje de una tierra volcánica, con cielos claros que se confunden en el horizonte con el azul del mar, pues todo lo abarca y rodea, se encuentra contrastado con el blanco de sus casitas, agrupadas en pequeñas aldeas que brillan a la luz del Sol engendrando un sentimiento de extenso sosiego que invita a recorrer la isla tranquilamente, disfrutando de sus paisajes y su naturaleza.

Las pintorescas iglesias, pequeñas y blancas, se ocultan casi siempre a los ojos del viajero y a veces resulta difícil localizarlas, pues no destacan sobre el resto de edificaciones a pesar de sus campanarios. Es necesario preguntar a algún paisano por su ubicación para tomar la foto correspondiente. Incluso a veces, los propios vecinos desconocen donde se encuentra la iglesia del pueblo y preguntan a los niños. Suelen estar cerradas y algunas incluso muestran signos de abandono, mientras que otras parece que las acaban de levantar, pintar y asear. Casi todas disponen de una amplia plaza delante de su entrada, con palmeras y poyetes inmaculados donde se supone que deben sentarse los parroquianos antes de entrar a misa, aunque no parece que sean muy aficionados a estos rituales, porque en muchas de estas iglesias solo llega el culto una vez cada quince días.

Queremos coleccionar nuestras propias postales de estos coquetos monumentos religiosos que contribuyen a enriquecer la estética paisajista de este maravilloso Lanzarote que tanto nos gusta.

Y en eso estamos.

Iglesia de Mala, Lanzarote, Canary Island

Iglesia de Macher, Lanzarote, Canary Island

Iglesia de Tegoyo,Lanzarote, Canary Island

Iglesia de Tiagua,Lanzarote, Canary Island

Iglesia de Tahiche,Lanzarote, Canary Island

Iglesia de Playa Honda,Lanzarote, Canary Island

Using Format